CENTRO JUVENIL

 

 

Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial

 

 

La violencia juvenil y el fenómeno de las pandillas son problemas que han venido incrementándose en forma alarmante estos últimos años en el Perú.

Sin embargo, las medidas preventivas que se han tomado desde el Estado y la sociedad civil son.

aún insuficientes, aisladas y no responden a un enfoque ni a una política integral de atención. Se privilegia un enfoque represivo y la medida de internación como respuestas al problema, dificultando de esta manera la aplicación efectiva del principio del Interés Superior del Niño, establecida en la Convención de los Derechos de los Niños y Adolescentes.

Frente a ello, es necesario evaluar la situación actual del Sistema de Justicia Juvenil en el país, buscando identificar no sólo sus alcances, sino también sus limitaciones y dificultades para desarrollar enfoques preventivos que privilegien un modelo de justicia restaurativa y medidas socio-educativas de medio abierto; que protejan a su vez a los adolescentes infractores del estigma social, promuevan mejor su responsabilidad frente al acto y tengan un mejor impacto en el proceso de su recuperación personal y social.

Para ello se han reunido diversas instituciones cuya labor es la protección al menor y se han propuesto los siguientes objetivos:

·         Analizar la situación actual en materia de Justicia de Niños y Adolescentes en conflicto con la Ley Penal en El Perú y la aplicación de Medidas Alternativas a la privación de libertad, comparando la ley y su aplicación por los operadores de la administración judicial.

·         Evaluar las medidas socio educativas existentes y aplicadas en el Perú, considerando sus ventajas, desventajas, limitaciones, obstáculos e impacto en materia de Justicia de niños y adolescentes.

·         Analizar otras posibles experiencias en cuanto a medidas socio educativas practicadas en otros países del mundo, considerando sus ventajas, desventajas, limitaciones, obstáculos e impacto.

·         Abordar la norma relativa al “Pandillaje pernicioso”, evaluando su impacto y sus consecuencias jurídicas y sociales.

·         Asumir compromisos con las diferentes instituciones involucradas en materia de Justicia de Niños y Adolescentes en conflicto con la Ley Penal, estableciendo una agenda precisa en el tiempo y con responsables por su puesta en marcha y evaluación.

 


 

Antecedentes

 

El 21 de mayo de 1902, el Congreso aprueba una Ley propuesta por el gobierno del Sr. Eduardo López de la Romaña, quedando de esta manera establecida la “Escuela Correccional de Varones”, la cual tendría como objetivo primordial, reformar a los menores que observasen una conducta “inmoral”. Dicho correccional, el primero en el Perú, ocupó un viejo y ruinoso local ubicado en las afueras de Lima, en el entonces alejado distrito de Surco, dependiendo del Ministerio de Justicia, Beneficencia, Culto e Instrucción de aquella época.

En 1932 el gobierno de turno firma un convenio con la Congregación “San Juan Bautista de la Salle”, por el cual los miembros de esa comunidad religiosa se encargarían de la dirección y administración del Correccional. Como primera medida se cambia el nombre del establecimiento por el de “Reformatorio de Menores, imprimiéndose una marcada influencia religiosa. En 1941 se produce un incendio en el local de Surco, por lo que los menores son trasladados al local del Colegio Japonés, el cual había sido confiscado por el Gobierno como consecuencia de la guerra, el mismo que actualmente ocupa la Gran Unidad Escolar “Teresa Gonzáles de Fanning”, en Jesús María.

El 12 de julio de 1945 se inauguró el local ubicado a la altura de la cuadra 17 de la Av. Costanera, en donde se encuentra actualmente el Centro Juvenil, con el nombre de “Instituto Reeducacional de Menores”, siendo Presidente de la República el Dr. Manuel Prado. Durante su gobierno se abren institutos similares en las principales ciudades del país. En 1962 se decreta la finalización del convenio suscrito con la Congregación de La Salle, luego de casi 30 años de administración. Es así que el instituto retorna a la Dirección de Asistencia Social y Tutela de Menores del Ministerio de Justicia y Culto. El 1º de julio de ese mismo año entra en vigencia el Código de Menores, el cual introduce una serie de innovaciones en la política metodológica de tratamiento, como los Servicios Técnicos, Gabinetes de Observación y Orientación, Secciones Preventivas y Atención Multidisciplinaria. En 1963, en concordancia con las nuevas concepciones de intervención, el instituto recibe el nombre de “Centro Piloto”.

En diciembre de 1969 se desactiva el Ministerio de Justicia, por lo que el instituto pasa al Ministerio de Salud, decretándose la reorganización total de todos los institutos de tutela del país, impartiendo un criterio psiquiátrico-farmacológico al tratamiento reeducativo.

En el año de 1973, conforme al D.L. 193226 (Ley de la Educación), todos los centros de tutela pasan a formar parte de la Dirección de Educación Especial, en el área de Irregularidad Social del Ministerio de Educación, dando cierto criterio pedagógico al tratamiento al mando de docentes y con un régimen tipo militar.

En 1977 se implementó el departamento de Normas Educativas y Programación, conducente a diseñar programas de tratamiento en donde la función de tutoría es resaltada conjuntamente con la labor psicológica y de servicio social. El 9 de enero de ese año, el Gobierno de turno aprueba el D.L.21993, creándose el Instituto Nacional de Promoción al Menor y a la Familia (INAPROMEF), del cual pasan a depender los centros de tutela, a partir de enero de 1978.

Por medio del D.L.118 del 12 de junio de 1981, el INAPROMEF recibe el nombre de Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF), Organismo Público Descentralizado dependiente del Ministerio de Justicia, procediéndose a su reestructuración.

El 22 de agosto de 1985, el Gobierno a través del Ministerio de Justicia y mediante Resolución Ministerial, declara en intervención el INABIF. En 1987 se da un cambio metodológico inclinándose hacia un tratamiento más educativo, pasando a un método de trabajo realizado por equipos de tratamiento.

El 25 de setiembre de 1991, el INABIF pasa a depender del Ministerio de la Presidencia, orientando sus políticas hacia la promoción, prevención, protección y atención de los entonces denominados “menores en circunstancias especialmente difíciles” y familias de extrema pobreza, con una política de Humanización y Apertura Institucional.

En diciembre de 1992 se promulga el D.L. 26102 (Código de los Niños y Adolescentes), el cual introduce los principios contenidos en la Convención sobre los Derechos del Niño, considerando al niño como un “sujeto de Derecho”, el cual merece un trato digno y especial de acuerdo a su edad.

Mediante el D.L.Nº 866, Ley de Organización y Funciones del Ministerio de la Mujer y el Desarrollo Humano, de fecha 25 de octubre de 1996, se transfiere a la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial, las funciones relacionadas con la rehabilitación para la reinserción en la sociedad de los adolescentes infractores de la ley penal, que hasta entonces se encontraban a cargo de la Dirección de Integración Social del INABIF.


 

 

Sistema Tradicional de Atención

 

Como se puede apreciar, durante todos los años de trabajo realizado en el Perú con adolescentes infractores, se ha puesto en evidencia la práctica de un modelo de atención de tipo “curativo”, aplicando el internamiento en centros tutelares como única alternativa. El aspecto administrativo – organizacional de estas instituciones, presentaba serias deficiencias en lo concerniente a locales, alimentación, vestuario y presupuesto asignado. Ello afectaba considerablemente cualquier intento de readaptación del adolescente.

Por otro lado, los criterios técnicos reeducativos basados en la concepción de que el adolescente infractor es un sujeto nocivo para la sociedad o como persona anormal que merece castigo, generaba una relación de tipo autoritaria y punitiva.

El personal que tenía contacto directo con el adolescente, ofrecía atención masificada, despersonalizada y fundamentalmente represiva, dejando totalmente de lado el buen trato, la afectividad, la educación de la fe y el estímulo gratificante; elementos tan necesarios para la creación y mantenimiento de un comportamiento adecuado.

El modelo de atención anterior, no planteaba un trabajo sistémico, coherente ni holístico. Su intervención se realizaba a través de acciones desarticuladas, reactivas, improvisadas e inmediatistas. Aún cuando medie la falta de recursos, no es favorable para el adolescente mantener este tipo de situación en forma permanente durante años, sin dar lugar a cambios que permitan una educación liberadora y productiva. Este modelo descrito a grandes rasgos, sólo limita y deforma la personalidad del adolescente, ocasionándole daños irreversibles, entorpeciendo su proceso de reinserción social.

Los años de experiencia, nos han demostrado que el encierro bajo estas condiciones, no ofrece perspectivas para un verdadero cambio de vida y tampoco facilita la comprensión y participación del adolescente de su propio proceso de readaptación. La modificación de la conducta del adolescente infractor sólo podrá lograrse si se le brinda la oportunidad de ser reconocido como persona humana, como sujeto de derechos, con dignidad, sensibilidad, ávido de afecto y protección, con capacidad y potencialidades susceptibles de ser desarrolladas, y el modelo tradicional no es compatible con estos principios.

El análisis nos llevó a plantear la necesidad de cambiar los paradigmas en la atención al adolescente infractor; que hasta entonces, demostraron fehacientemente, en el día a día, que no se logró más que generar mayor resentimiento y aislamiento, violencia, desorden e indisciplina.


 

 

Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor

 

INTRODUCCIÓN

Mediante el Decreto Legislativo Nº 866, Ley de Organización y Funciones del Ministerio de la Mujer y el Desarrollo Humano, de fecha 25 de octubre de 1996, se transfiere a la secretaría Ejecutiva de la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial, las funciones relacionadas con la rehabilitación para la reinserción en la sociedad de los adolescentes infractores de la ley penal, es decir, aquellos que cumplen una medida socio - educativa en libertad o privativa de tal.

Es así que se crea la Gerencia de Operaciones de Centros Juveniles como Órgano de Línea de la Gerencia General de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial, el 25 de noviembre de 1996.

Desde entonces y como parte del proceso de Reforma del Poder Judicial, la Gerencia de Centros Juveniles asumió el reto de dar un viraje radical al tratamiento de los adolescentes, coherente con las normas internacionales y nacionales vigentes sobre administración de justicia a menores de edad, tendientes a la promoción y mantenimiento de la paz con justicia social, para lo cual se desarrollaron una serie de estrategias de intervención con miras a elevar la calidad del servicio y brindar una posibilidad de cambio en base a un trabajo técnico planificado.

La Gerencia de Centros Juveniles tiene como principal objetivo institucional y compromiso social, rehabilitar al adolescente infractor favoreciendo de esta manera, una reinserción social efectiva, es decir, en mejores condiciones.

Para ello se elaboró y se aprobó mediante Resolución Administrativa del Titular del Pliego del Poder Judicial Nº 539-CME-PJ, del 25 de noviembre de 1997, el Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor, documento técnico jurídico especializado en el tratamiento del adolescente infractor, representando un hito en la historia judicial del país, el cual comprende una serie de programas, métodos, técnicas e instrumentos de carácter eminentemente educativo, acorde con las leyes y normas compatibles con los derechos humanos.

LA DOCTRINA DE LA PROTECCION INTEGRAL

El sistema utilizado en los Centros Juveniles, se basa en los nobles postulados de las normas internacionales y nacionales como la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, las Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil (Directrices de Riad),las reglas de las Naciones Unidas para la protección de menores privados de la libertad, las Reglas Mínimas Uniformes de las Naciones Unidas para la Administración de Justicia de Menores (Reglas de Beijing), la Constitución Política del Estado y el Código de los Niños y Adolescentes.

La Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada y abierta a la firma, ratificación y adhesión por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 44/25, del 20 de noviembre de 1989, entiende por niño a todo ser humano menor de dieciocho años de edad y reconoce sus derechos y asistencia especiales para el logro de su bienestar. En toda acción o medida que se tome en relación a ellos, se considerará el Interés Superior de Niño, debiendo ser escuchado y su opinión tomada en cuenta. Todo niño que sea privado de libertad deberá ser tratado con dignidad y humanidad, teniendo en cuenta las necesidades de las personas de su edad y se promoverá su reintegración social. La prisión se llevará a cabo conforme a ley, como último recurso y por el más breve plazo.

Las Directrices de las Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil (Directrices de Riad), adoptadas y proclamadas por la Asamblea General en su resolución 45/112, del 14 de diciembre de 1990, comprometen a los estados miembros a desarrollar políticas de prevención de la delincuencia juvenil, prestando especial atención a la aplicación de programas que favorezcan la socialización e integración de los niños a través de la familia, la educación, los medios de comunicación, la comunidad, la formación profesional y el medio laboral.

La familia, entendida como la unidad central encargada de la integración social primaria del niño, es considerada de elevada prioridad en las políticas de prevención, debiendo asegurar un ambiente familiar de estabilidad y bienestar. Todos los niños deben tener acceso a la educación, fomentando el desarrollo de valores fundamentales, la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física. La comunidad participa activamente en los programas preventivos destinados a niños, de acuerdo a las necesidades e intereses de estos y sus familias.

Las Directrices de Riad indican que sólo deberá recluirse a los jóvenes en instituciones como último recurso y por el período mínimo necesario, y se dará suma importancia a sus intereses.

Base Legal

 

·         Constitución Política del Estado

·         Código del Niño y Adolescente (Ley N° 27337)

·         Texto Único Ordenado de la Ley Orgánica del Poder Judicial aprobado por Decreto Supremo N° 017-93-JUS.

·         Decreto Legislativo N° 866, Ley Orgánica de creación del Ministerio de Promoción de la Mujer y del Desarrollo Humano.

·         Resolución Administrativa N° 539-97-SE-TP-CME-PJ, aprueba el Sistema de Reinsersión Social del Adolescente Infractor.

·         Resolución Administrativa N° 161-2001-CE-PJ, aprueba el Reglamento de Organización y Funciones de la Gerencia General.

·         Resolución Administrativa N° 568-2002-GG-PJ, aprueba el Manual de Organización y Funciones de la Gerencia General.

Objetivos de la Gerencia de Centros Juveniles

La Gerencia de Centros Juveniles tiene como principal objetivo institucional y compromiso social, rehabilitar al adolescente infractor, favoreciendo de esta manera, una reinserción social efectiva. Para ello se elaboró y se aprobó mediante Resolución Administrativa del Titular del Pliego del Poder Judicial Nº 539-97, del 25 de noviembre de 1997, el Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor y su modificatoria aprobada por R.A. Nº 075-SE-TP-CME-PJ del 03 de febrero del 2000.

Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor

Documento Técnico Normativo, especializado en el tratamiento del adolescente infractor, el cual comprende una serie de programas, métodos, técnicas e instrumentos de carácter eminentemente educativos, acorde con las leyes y normas compatibles con los derechos humanos.

·         Beneficiarios El adolescente infractor es una persona en desarrollo, sujeto de derechos y protección, quien debido a múltiples causas ha cometido una infracción a la ley, por tanto, requiere de atención especial e individualizada que permita desarrollar sus potencialidades, afectos, habilidades, valores y hábitos adecuados, dentro de un proceso educativo integral. Dicho proceso se lleva acabo en medio abierto y medio cerrado, según la medida socioeducativa que corresponda.

·         Aspecto Jurídico El nuevo Código del Niño y el Adolescente (Ley 27337), establece, que el internamiento preventivo de los adolescentes infractores de la Ley Penal, así como la medida socio-educativa de internación se cumplen en los Centros Juveniles del Poder Judicial. El ingreso, así como su permanencia en ellos, a través de una sentencia se producen por Resolución Judicial. El mismo principio rige para las medidas en libertad.

·         Aspecto Técnico Nuestra metodología de trabajo especializado y constante, ha logrado enormes avances en la conducta y actitud del adolescente, gracias al acercamiento y persuasión de los operadores del sistema, quienes van interiorizando valores y construyendo un proyecto de vida viable. En tal sentido, tanto la comunidad internacional (el Vaticano), como nacional (Defensoría del Pueblo), han reconocido en forma contundente el éxito de la metodología aplicada en el tratamiento de los adolescentes infractores.

·         Aspecto Logístico Es muy importante tener en cuenta que para desarrollar un trabajo técnico adecuado y oportuno en los Centros Juveniles, se requiere de un manejo administrativo directo y sin trabas burocráticas. Por ello, es necesario devolver a la Gerencia de Centros Juveniles su calidad de Unidad Ejecutora, así como el respaldo de un financiamiento que permita desarrollar proyectos en infraestructura, acondicionamiento de locales e implementación de programas de tratamiento especial tales como el Residentado Juvenil, Huellas en la Arena, Atención Intensiva para adolescentes resistentes al cambio, entre otros.

·         Aspecto de Seguridad En el ámbito de los Centros Juveniles, el concepto de seguridad integral se basa substancialmente en un trabajo técnico y oportuno de los operadores del sistema, en una infraestructura adecuada, en la atención integral y garantizada del adolescente, en procesos judiciales justos y rápidos, en la participación de los trabajadores con adecuadas condiciones laborales y éticas, así como en número y calidad técnica suficientes, etc.

·         Imagen El adolescente, tiene derecho a su identidad, privacidad e imagen, más aún cuando se encuentra en situación de víctima, autor partícipe o testigo de una infracción, falta o delito, prohibiéndose conforme a ley en todos estos casos la publicación de su imagen e identidad negativas a través de los medios de comunicación.

Por ello, el trabajo de imagen en los Centros Juveniles es importante en cuanto está orientado estrictamente a promocionar el cambio del adolescente en sus aspectos más positivos y sensibilizar a la comunidad para contar con su participación activa en la gran tarea que representa la Reinserción Social del Adolescente Infractor.

·         Fundamentos del Sistema Metodológico:
LA RAZÓN
Aplicada como pilar en el tratamiento del adolescente infractor y obtener, mediante ella, una legítima decisión por el cambio de actitud a través del conocimiento. Educar en la razón ayuda al adolescente a actuar por convicción. Cada indicación importante debe ir acompañada de una serie de razones que muestren su valor y utilidad. Sólo lo razonado es en verdad asumido y se convierte en conducta auténtica, sólo aquello que ingresa a través del razonamiento, puede perdurar y ser motor de una conducta libre y responsable.

LA FE
Educar en Fe representa canalizar la energía y convicción del adolescente. Los esfuerzos educativos se encuentran orientados a guiarlo en la búsqueda de un sentido de vida, cultivar y desarrollar la fe en Dios, el perdón, la reconciliación consigo mismo y con los demás, la esperanza, la adquisición de valores espirituales y convicciones morales; constituyéndose en la fuerza impulsora en el proceso de formación personal.

EL RESPETO
Inculcar el respeto hacia sí mismo y hacia los demás es propiciar una cultura de paz. Educar en el respeto implica aceptar y comprender al adolescente en su condición de persona, con dignidad y potencialidades susceptibles de ser desarrolladas. EL AFECTO
Educar con afecto significa establecer una relación espontánea, sincera, madura, cálida y personalizada entre el adolescente y el educador, aperturando espacios para la libre expresión de sentimientos y comunicación, generando un clima de confianza y apoyo emocional.

 

ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN

Las estrategias de intervención para posibilitar la aplicación de nuestros principios son los siguientes :

·         Participación activa del adolescente en el proceso educativo.

·         Reinserción como proceso gradual (personal, social, laboral).

·         Coordinación permanente con Juzgados de Familia, instituciones públicas y privadas de carácter educativo, salud, etc. y comunidad en general.

·         Intervención personalizada.

·         Inclusión del entorno familiar en el proceso.

·         Acercamiento, aproximación, comprensión.

·         Trabajo en Equipo e interdisciplinario.

·         Trabajo de patio.

·         Ambiente familiar, acogedor.

·         Desarrollo de actividades recreativas y educativas dirigidas durante todo el día.

·         Presencia educativa permanente (acompañamiento)

·         Seguimiento.

·         Personal comprometido, con sensibilidad y capacitado.

·         Uso de reforzadores

 

 

 

 

 



 

CENTRO JUVENIL DE DIAGNÓSTICO Y REHABILITACIÓN DE LIMA

 

 

Taller de Carpintería en Madera Taller de Carpintería Metálica Taller Metal Mecánica Taller de Panadería Taller de Electricidad Taller de Confecciones Taller de Peluquería Taller de Cerámica Taller de Gimnasia Taller de Joyería Taller Biohuerto Taller de danzas


CENTRO JUVENIL SANTA MARGARITA - LIMA

 

 

Taller de Confecciones Taller de Manualidades (cerámica, pergamino, jugueteria y corospun) Taller de Decoración para el Hogar Taller de Joyería Taller de Danza Taller de Cosmetología Taller de Educación Física-Aeróbicos


CENTRO JUVENIL DE SERVICIO DE ORIENTACIÓN AL ADOLESCENTE
(SOA)

Taller de Serigrafía

Taller de Manualidades

Taller de Música

Taller de Carpintería de Madera

Taller de Cosmetología

Taller de Computación
 

 

CENTRO JUVENIL JOSÉ QUIÑÓNEZ GONZÁLES - CHICLAYO

 

Taller de Manualidades (serigrafía, yutería y cerámica) Taller de Carpintería en madera Taller de Música Taller de Cómputo


CENTRO JUVENIL EL TAMBO - HUANCAYO

 

Taller de Confecciones Taller de Telares Taller de Carpintería en madera Taller de Tejidos en yute


CENTRO JUVENIL TRUJILLO - LA LIBERTAD Taller de Zapatería Taller de Música Taller de Sastrería Taller de Yute
CENTRO JUVENIL MARCAVALLE - CUSCO

 

Taller de Carpintería en madera Taller de Zapatería Taller de Electricidad Taller de Manualidades Taller de Granja Agropecuaria


CENTRO JUVENIL PUCALLPA Taller de Carpintería y Tallado Taller de Tejidos en Yute Taller de Música y Danza Taller de Electricidad Taller de Bio-Huerto Taller de Cómputo
 

 

CENTRO JUVENIL MIGUEL GRAU - PIURA Taller de Carpintería en Madera Taller de Manualidades Taller de Sastrería
 

 

CENTRO JUVENIL ALFONSO UGARTE - AREQUIPA Taller de Carpintería en madera Taller de Metal Metálica Taller de Zapatería Taller de Granja Agropecuaria Taller de Manualidades (Telares, Juguetería etc.) Taller de Música

 

 

 


 

 

 

 

Centro Juveniles en LIMA
Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación

 

El hoy Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima, fue fundado en 1902 con el nombre de Escuela Correccional de Varones y dependía del Ministerio de Justicia, Beneficencia, Culto e Instrucción.

Treinta años después, en 1932 su administración fue entregada a la congregación religiosa “Juan Bautista de la Salle”.

En 1945, se inauguró el local donde funciona hasta ahora, en el distrito de San Miguel y pasó a llamarse “Instituto Reeducacional de Menores”.

Bajo la dirección del Ministerio de Justicia y Culto, pasó a llamarse “Centro Piloto” en 1963 y en 1969 pasó a depender del Ministerio de Salud.

A partir de 1977 pasó a ser una dependencia del Instituto de Promoción al Menor y la Familia (INAPROMEF) y en 1981 pasó a depender del Instituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF) que dependía del Ministerio de Justicia y que en 1991 pasó a ser parte del Ministerio de la Presidencia.

Actualmente, el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación Lima está a cargo del Poder Judicial, institución a la cual fue transferido, El 25 de octubre de 1996, por el Ministerio de la Mujer y el Desarrollo Humano (PROMUDEH).

Un mes más tarde se crea la Gerencia de Centros Juveniles, órgano de línea de la Gerencia General de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial, que administra los 10 centros juveniles de todo el país.


 

 

Reinserción Social El objetivo del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima es lograr la reinserción social de los adolescentes que son confiados a su cuidado, para lo cual se aplica un sistema especificado en el documento llamado “El Sistema de Reinserción Social del Adolescente Infractor” (SRSAI) y las normas internacionales”.

Dicho documento se basa en normas nacionales e internacionales, tales como la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño; la Convención de las Naciones Unidas sobre Prevención de la Delincuencia Juvenil, las Reglas de las Naciones Unidas para la protección de los menores privados de la libertad; las Reglas Mínimas para la Administración de Justicia de Menores, conocidas como las reglas de Beijing; la Constitución Política del Estado y el Código de los Niños y Adolescentes.

Estrategias de Intervención del SRSAI:

La política común en los Centros Juveniles de Lima y el interior del país está basada en los principios del SRSAI, que son:
Razón, Fe, Respeto y Afecto.
En esos principios se basan las estrategias de intervención que son las siguientes:

·         El adolescente participa en el proceso educativo.

·         La reinserción es un proceso gradual (personal, social y laboral).

·         Coordinación permanente con los juzgados de familia y con entidades públicas y privadas.

·         Intervención personalizada.

·         Acercamiento, aproximación y comprensión.

·         Trabajo en equipo.

·         Ambiente acogedor.

·         Desarrollo de actividades recreativas, educativas, formativas y socializadoras.

·         Presencia educativa y acompañamiento permanente.

El SRSAI es un sistema de metodología preventiva-educativa, se desarrolla en programas graduales, secuenciales y progresivos que actúan sobre el adolescente hasta conseguir su autogobierno. Estos programas son:

 

PROGRAMA BIENVENIDA

·         Recreación Amable

·         Acompañamiento Permanente

·         Información del Sistema de Trabajo

·         Consejería y Supervisión

 

PROGRAMA I: Acercamiento y Persuasión

Este programa se desarrolla en dos ambientes llamados "Pinos" y "Roble" y tiene por finalidad lograr lo siguiente:

·         Que el adolescente infractor asuma la toma de conciencia del error y voluntad de cambio

·         Inculcar una disciplina interior y de utilidad para el grupo

·         El educador es un agente cambio, reflexivo y participativo

·         Estructurar los tiempos y espacios para el desarrollo del adolescente

·         Desarrollar hábitos de salud e higiene

·         Asistencia a talleres formativos de manualidades, cerámica, joyería, danza, banda de música, gimnasio, yute y bio-huerto

 

PROGRAMA II: Formación Personal Este programa de desarrolla en tres ambientes: "Ucayali", "Marañón" y "Amazonas" y se basa en lo siguiente:

·         Dar educación en valores para facilitar el desarrollo personal

·         Inculcar un cambio de actitud ante la autoridad

·         Desarrollar hábitos adecuados

·         Adquisición de responsabilidad a través de su participación activa en su proceso educativo

·         Valores para que se incline por lo justo, noble y valioso: respeto, tolerancia, confianza, amistad, sinceridad, paz, honradez, cooperación, generosidad, gratitud, lealtad

 

PROGRAMA III: Formación Laboral Este programa se desarrolla en un ambiente, llamado "Don Bosco" y es la etapa final del período de internamiento. Sus características son:

·         Un ambiente: Don Bosco

·         De carácter semi-abierto

·         Proceso de capacitación técnico-educacional

·         Desarrollo de destrezas y habilidades ocupacionales específicas (especialización) para competir en mejores condiciones en el mercado laboral que es exigente

·         Capacitación impartida por profesores calificados

En los programas II y III, los internos asisten a talleres ocupacionales de carpintería de madera, carpintería metálica, metal-mecánica, panadería, confecciones, electricidad, peluquería y lavandería y también pueden asistir a talleres formativos.

ACTIVIDADES TECNICAS

·         Area Personal: Entrevistas, orientación y consejería, evaluación psicológica, social y conductual, orientación vocacional y sesiones terapeúticas.

·         Area Recreativa: Actividades deportivas, sesiones de juegos de mesa, celebración de cumpleaños, entre otras.

·         Area Educativa: Charlas informativas, círculos de confianza, conversación amical, encuentros matinales. Realización de módulos educativos sobre autoestima, sexualidad, drogas, desarrollo humano, proyectos de vida, liderazgo, asertividad, violencia, familia y sociedad, deberes y derechos, entre otros.

·         Area Socio-recreativa: Clases de confección de peluches, cerámica, yute, biohuerto, confecciones, instalaciones eléctricas, electrónica, ebanistería, carpintería metálica, joyería, peluquería, panadería, metal-mecánica.

·         Area Familiar: Participan en actividades socializadoras, Escuela de Padres, Orientación Familiar, intervención familiar inidividual, terapia de pareja.

·         Area de Formación Espiritual: Encuentros de oración, paraliturgia, pastoral, misas.

 

ACTIVIDADES COMPLEMENTARIAS

 

·         Medicina general en coordinación con centros de salud, consultas, intervenciones quirúrgicas, exodoncia, obturaciones, profilaxis, endodoncia, suturas, etc.

·         Los: Exámenes médico-legista, psicológica, psiquiátrica.

·         Inscripción al Servicio Militar : Canje y expedición de libretas militares, libretas electorales.

·         Asistencia de la población de adolescentes al Centro Educativo Experimental “Cristo Joven” que imparte todos los grados de educación primaria y secundaria.

·         Asistencia legal a adolescentes, padres de familia y juzgados, a través de la oficina del Coordinador de Asuntos Legales.

CONVENIOS ACTUALES

·         Proyecto Luli: Prevención sobre el uso indebido de drogas

·         Ministerio de Educación: Programas de educación sexual, control del embarazo en adolescentes, prevención al uso indebido de drogas, prevención de la violencia juvenil, formación de valores y programa de Escuela de Padres.

 

DATOS GENERALES:

Población Actual: 473 adolescentes Centro Juvenil "SANTA MARGARITA" El Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación "Santa Margarita" es una institución que alberga a adolescentes infractoras que están temporalmente privadas de su libertad, en razón de una orden dictada por los jueces de familia, a nivel nacional.

Desde el mes de enero de 1997, en que los centros juveniles pasaron a formar parte del Poder Judicial, se empezó a dar un nuevo rumbo en lo que respecta a atención a adolescentes con conductas de riesgo.

En este centro juvenil, nuestras adolescentes reciben un tratamiento especializado e individualizado que va desde lo más elemental como la adquisición de hábitos de aseo e higiene personal, hasta el desarrollo de sus habilidades ocupacionales, todo ello dentro de un Programa de Actividades Semanales (PAS) en el que se incluyen talleres formativos, sin dejar de lado la aplicación de una educación, en valores, a fin de que puedan mostrar un verdadero cambio y reinsertarse con éxito en su medio social, al culminar su etapa de internamiento.

En el centro juvenil "Santa Margarita" se viene aplicando el Sistema de Reinserción Social del adolescente infractor, a través de los programas que en él se desarrollan. Contamos en la actualidad con 45 adolescentes que se distribuyen en los siguientes programas:

Programa Bienvenida: Este programa se encuentran las adolescentes que recién ingresas y aquellas que tienen dificultades para adaptarse a las normas del centro. En este programa se busca darles confianza para que opten por el cambio de conducta. Actualmente, en el Programa Bienvenida se encuentran 15 adolescentes.

Programa I: Las internas que logran reconocer las normas del centro, son promovidas a este programa, cuya labor es la de constante acercamiento y persuasión. Lo integran 12 adolescentes.

Programa II: Aquí son promovidas las adolescentes que han optado por el cambio, que cumplen sin dificultad las normas del centro y se adaptan a la rutina diario PAS (programa de actividades semanales). En este programa se da mayor énfasis a la formación de valores. Lo conforman en la actualidad 12 adolescentes.

Programa III: Las jóvenes que encontrándose en el Programa II, expresan a través de sus actitudes mayor madurez y compromiso con el cambio y se proyectan positivamente hacia su futuro son promovidas al Programa III. En este programa tenemos 6 adolescentes, las mismas que vienen formándose laboralmente, para ello han sido capacitadas en gestión empresarial, se continúa reforzando esta capacitación en forma teórica y práctica.

Paralelamente se desarrolla el programa complementario "Madre María", para las madres adolescentes que se encuentran en la institución. Actualmente en el centro hay 5 bebes, hijas de las adolescentes internas y dos adolescentes gestantes.

Asimismo se encuentra interna, una adolescente extranjera, de nacionalidad dominicana.

En el Centro Juvenil "Santa Margarita" funciona un anexo del Centro Educativo Especial Experimental "Cristo Joven" (Convenio USE N° 3 y el Poder Judicial), donde las adolescentes estudian primaria y secundaria. Hay 2 profesoras de primaria y 4 de secundaria.

En el Centro Juvenil "Santa Margarita" existen los siguientes talleres:

TALLERES FORMATIVOS:

·         Educación Física

·         Manualidades

·         Danza

TALLERES PRODUCTIVOS: (Participan las adolescentes de los programas II y III).

·         Cosmetología

·         Panadería y Repostería

·         Corte y Confección

·         Joyería

Además de estas actividades fundamentales se desarrollan los módulos educativos, módulos de aprendizaje, encuentros matinales y reflexiones nocturnas, a través de los cuales se desarrolla la labor educativa basada en valores, junto a la labor individualizada, lo cual permite la rehabilitación de los adolescentes y su mejor posibilidad de reinsertarse a la sociedad.

También la Escuela de Padres cumple un papel muy importante en la labor de rehabilitación y reinserción social de las adolescentes, ya que la familia es el0 soporte fundamental para garantizar su desarrollo.

En este aspecto es necesario señala que la Escuela de Padres es una act4ividad en la que no es factible abarcar a todas las familias de las jóvenes internas, por provenir ellas de diferentes provincias a nivel nacional. Ello aunado a su precaria situación económica las imposibilita de acudir. Sin embargo se trabaja con gran dedicación con aquellos padres o familiares que concurren cada semana a visitar a las internas para establecer un adecuado contacto y poder realizar una labor coordinada a favor de las adolescentes. Servicio de Orientación al Adolescente El Servicio de Orientación al Adolescente es un Centro Juvenil de atención en medio abierto perteneciente a la Gerencia de Centros Juveniles del Poder Judicial.

Desde 1965, bajo diferentes denominaciones, ha prestado servicio de orientación a adolescentes infractores de ambos sexos, entre los 12 y 17 años de edad, derivados por la autoridad judicial.

En razón a la aprobación del Sistema de Reinserción Social, según Resolución Administrativa N° 539-CME-PJ, desde 1997 el Centro desarrolla actividades preventivo-emocionales, mediante programas de formación personal y ocupacional, orientados a la configuración de una personalidad madura y a la preparación para un mejor desempeño en el medio socio-familiar.

En este proceso se involucra, en lo posible, a la familia para el logro de formas adecuadas de convivencia y como elemento de apoyo para la reinserción del adolescente.

FINALIDAD

El S.O.A. ofrece un servicio continuo de capacitación y orientación profesional a los adolescentes infractores, así como de capacitación y ayuda profesional a los Padres de Familia, para una adecuada relación del adolescente con su medio socio-familiar.

Las medidas socio-educativas que se atienden son las siguientes:

·         Libertad asistida

·         Libertad restringida

·         Beneficio de semi-libertad

·         Prestación de servicio a la comunidad

PROGRAMA DE ATENCION

En concordancia con los principios del Sistema de Reinserción Social, se visualiza al adolescente infractor como un sujeto en proceso de maduración y que por lo tanto, requiere de educación y formación para evolucionar positivamente.

El SOA realiza un programa educativo de carácter preventivo-promocional, a través del cual ofrece al adolescente usuario un conjunto de actividades articuladas de formación personal y ocupacional, con la activa participación de la familia a través de la Escuela de Padres.

AREA DE ATENCIÓN

El programa que se desarrolla en el Servicio de Orientación al Adolescente, comprende un conjunto de actividades orientadas a la atención integral del adolescente para su desarrollo personal.

Así tenemos:

·         Formación personal

·         Formación laboral

·         Actividades culturales, recreativas y deportivas

·         Atención familiar

·         Formación religiosa

·         Captación de recursos estudiantiles y laborales